La vereda de la puerta de atrás

Last.fm

jueves, marzo 10, 2005

While (true)

7 de la mañana. Suena el despertador. Después de arañar 10 minutos más de sueño me levanto, me voy a la ducha, me visto y desayuno.
Salgo para la facultad. Metro a reventar. Me como cuatro aburridas horas delante de profesores que hablan mientras yo escucho, medito o hago un autodefinido imposible del metro.
Comemos. Con un poco de suerte puedo descansar un rato y relajarme con alguna partida de Jungle, y más clase por la tarde.
Vuelvo a casa. Cena. Ración de messenger y a dormir

Éste es el bucle infinito de mi vida que se repite cada día, una y otra vez hasta el hastío y la desesperación, y que está dentro de otro bucle infinito que se mueve de Septiembre a Febrero, de Febrero a Junio y de Junio a Septiembre.
Se repite una y otra vez, y lo peor de todo es que no da frutos, gracias a los obsequios de profesores como el de Discreta que se regocijan en la desgracia ajena y ponen la lista de aprobados en un post-it.
Vivo de fin de semana a fin de semana, buscando algo de diversión que me saque del aburrimiento y que no siempre se consigue, y que convierte hasta esas horas de ocio en repetitivas.
Y lo peor es que sólo saldremos de este bucle para entrar en otro peor y que dura para toda la vida; en el cuál un hombre con una escoba enorme metida en el culo intentará clavarnos una mayor para sentirse mejor consigo mismo, y le llamaremos "jefe".

Por muy mal visto que esté en programación, me gustaría plantar un enorme BREAK en esos bucles, salir de ellos y hacer un GOTO a algún lugar lejano, una huida a ver el mar, a hacer algo que me llene de verdad, un año sabático dedicado al ocio, descanso, a viajar, lo que sea.
Me conformaría con esos pequeños detalles que me quitarían un tiempo, por mínimo que sea, del agobio de la carrera y de la vida diaria. Un fin de semana en Villarobledo, escuchando buen rock sería un oasis inacabable en este vasto desierto; o una buena compañía que me me siguiera en el viaje por las dunas de arena. Pero no la hay, ni hay señales de que esté cerca.

Son las 2 y media de la mañana y sólo en noches como ésta, dando vueltas en la cama, somos capaces de salir del Matrix en que vivimos, y que tan bonito nos pintan, y ver por unos segundos el mundo real: la colina donde habíamos excavado nuestro agujero hobbit no es otra cosa que una inmensa montaña de mierda que apesta y que amenaza con derrumbarse sepultandonos en estiércol.

Algún día espero poder dinamitar esa montaña y que vuele por los aires, y en el solar edificar algo mejor en lo que poder vivir.

Por ahora me introduzco de nuevo en Matrix mientras un saco de abono nuevo cae en la montaña: mañana examen de EDI.

MasterJ

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Explicar mi nombre puede ser
clave para comprender la historia
de mi vida, que siempre intenté
no pasara sin pena ni gloria.
Debéis saber que un sherpa es
un alma en la montaña
que no pretende conquistar
sino sobrevivir
ahí.

Tantas cumbres que intenté subir
tantas ilusiones no cumplidas
tanto esfuerzo para competir
derrochando toda mi energía.
Y no importo si fracasé,
lo bueno fue intentarlo.
Tras cada noche de inquietud
siempre amaneció.


Seguiré escalando mis montañas.
Seguiré ascendiendo siempre en mi Everest.
Esta vida es como un Himalaya,
que a duras penas puedes subir.


Creo que podréis imaginar
los peligros que allí me acecharon:
fácilmente pude sucumbir
en un alud de envidia. Sepultado
en los abismos de traición
qué fácil fue caer.
O en un glaciar de incomprensión
de frío perecer.


Seguiré escalando mis montañas.
Seguiré ascendiendo siempre en mi Everest.
Esta vida es como un Himalaya,
que a duras penas puedes subir.


Todo tiene su razón de ser.
Cara y cruz hay siempre en la moneda.
A un invierno gélido y hostil
le sucederá la primavera.
Y no desisto de encontrar
al hombre de las nieves,
y que me diga dónde está
la entrada a Shangri-La.


Llegaré a la cima en mi montaña
y no temere vivir en soledad;
las estrellas de la Vía Láctea
en cada noche, allí
me acompañarán.

Sherpa - Mi Everest


No tenemos derecho a renunciar a nuestras ilusiones. Lo jodido es cuando se olvidan.

aNiCeToBaCtEr dijo...

Si me dejas un trozito de tu solar me apunto xo es q dinamitar me da un poco de pereza tio, ademas creo q esta demasiado jodido, xq cada vez nos hacen mas comodos y mas borregos, (no hay mas que ver q la gente ve prensa rosa) asi q la libertad de pensamiento se deja o para tardes de resaca en las q pierdes 30 GB de musica de tu disco y para noches en las q no duermes. Si combinas ambas consigues mezcla explosiva que es mejor no escribir (x eso ayer no puse nada en mi bblog). pero lo dicho con suerte un dia vuelas la montaña y me hago vecino tuyo. SIN MAS.

SALUD Y LIBERTAD