La vereda de la puerta de atrás

Last.fm

miércoles, marzo 02, 2005

Pedaleando

Amistad. ¿Que és? ¿Es un toque al móvil a la semana? ¿Algún sms con palabras superfluas de vez en cuando? ¿Sonrisas? ¿Confianza sin profundidad? ¿O es algo más?

Veo a dos compañeros de equipo, que suben el Alpe D'Huez pedaleando, buscando la cima de la montaña. Creo que podemos comparar.
En una carrera esos dos compañeros de equipo pedalean por turnos, dan relevos. El que está más fuerte ofrece su rueda al compañero, y luego éste toma la cabeza y marca el ritmo, dando descanso al otro.
A veces un compañero no da el relevo, toma la rueda del otro y espera a ver cómo este se da la paliza, dejandose llevar. Es entonces cuando el que tira del grupo se cansa, y llegan las pájaras, y hay caídas o pinchazos.
Para subir la dura montaña ambos corredores deben colaborar para llegar juntos, dándose relevos, pasándose el agua del coche de equipo, e incluso hay quien le pasa la bicicleta al otro si éste tiene un pinchazo.

En este caso uno de los corredores vive sobre el colchón de la conciencia tranquila; del gregario que ya ha dado todo lo que tenía que dar por el equipo, y puede que un poco más, que ha llevado a su compañero a rueda en gran parte de la subida, que ya ha sufrido las pájaras y los pinchazos; y que incluso, en ocasiones le ha dado la bicicleta al compañero para que continue la carrera.
Ahora ya no tirará más del grupo, ya no dará relevos, simplemente tomará la rueda del otro y verá donde le lleva el ritmo de su compañero, si a la cima del puerto, o a ver como son alcanzados por el pelotón.
Quizá Alpe D'Huez sea un puerto muy duro, pero no olvidemos que para ser un gran ciclista no hace falta ganar el Tour, sino que hay grandes que prefieren la Vuelta.
A lo mejor nuestro corredor no tiene la capacidad de sacrficio de Indurain, pero sí la de Roberto Heras.
El tiempo dirá cómo acaba la carrera, pero eso ya no depende de nuestro ciclista: su compañero tiene mucho que decir (y sobretodo, hacer)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me quedo con el angliru: un puerto tan duro donde no hay compañerismo que valga, sino que se convierte en la lucha contra tu propio dolor. Donde sólamente existe tu bicicleta y la maldita cuesta. Donde tienes que ir zigzagueando para que no caerte de espaldas, de tan inclinadas que son las rampas. Donde los propios vehículos, tan seguros ellos de su superioridad, quedan rezagados (he visto a motores fenecer en esas rampas).

J de jenio.

aNiCeToBaCtEr dijo...

Ya sabes que me ha encantado la analogía, asi que ahora ponte con la de los biestables y tu blog se convertira en un ejemplo de amistad y probablemente misoginía digno de elogio xD.

SALUD

Anónimo dijo...

Puede que nuestro corredor tenga la capacidad de sacrificio de Roberto Heras, una cualidad digna de elogiar, pero no olvidemos que ese corredor pudo hacer frente a Lance cuando éste corrió y gano los 5 Tours seguidos, pero no, Roberto eligió irse a hacer de escudero de ese corredor, eligiendo asi la cobardia(y tambien el dinero, mucho dinero que le daban), posiblemente si se hubiera enfrentato con Lance cara a cara hubiera perdido todas las veces pero al menos lo habría hecho con dignidad. Cuando ya por fin lo intentó en el sexto era demasiado tarde, en fin, esperemos que algun corredor, a ser posible español, bata el record de 6 tours seguidos.

Un saludo para todos los ciclistas amantes de las buenas etapas en las que nunca se sabe lo que va a pasar